Juguetes de Reyes: entre fantasía y realidad

carta-reyes-magos

Por estos días de enero la imaginación revivió en la sonrisa de  los niños que encontraron su juguete enviado por los Reyes Magos. Muchos redactaron carticas marcadas por esos trazos inseguros de quien recién comienza a escribir.

Quizás, las niñas pidieron muñecas o jueguitos de muebles y los niños un barco o una carriola. Otros perdieron el sueño mientras esperaban sentir ruidos en la oscuridad, señal de que llegaba su obsequio desde el Oriente del mundo, tal como se los han contado.

Y es que aunque la llamada Epifanía del Señor ante los Reyes Magos deviene una celebración de la Iglesia Católica, en Cuba la tradición de complacer a los niños el 5 o 6 de enero se extiende también a los no creyentes.

Confieso que Gaspar, Baltasar y Melchor nunca visitaron mi dormitorio, porque mis padres no utilizaron mediadores imaginarios. Prefirieron entregarme ellos mismos los presentes, para así aderezarlos con besos y abrazos de sabor melocotón (como decían cuando yo lloraba).

Sin embargo, reconozco que esta creciente práctica religiosa-sociocultural le concede alas a la ilusión. La fantasía, entonces, vuela sobre las cabecitas de los infantes y cala en ellos para volverlos más creativos.

Pero, cuando uno de nuestros niños recibe uno de estos regalos puede que su fantasía posea toques de realidad. Muchos padres deben transitar por caminos empedrados y realizar actos de magia para comprarlos.

Los adultos no buscan oro, incienso ni mirra, objetos que según la leyenda fueron los obsequios de los Reyes Magos al niño Jesús, solo el bebé que pidió la hija más grande o una planchita para la más pequeña, quien ahora se adentra en el juego de roles.

Mas, en las tiendas recaudadoras de divisas (porque en las de moneda nacional casi no existen o carecen de la calidad aceptada por los menores) se torna complejo encontrar el juguete ideal. Unas veces la escasez afecta a esta mercancía y otras, los elevados precios, inaccesibles para la mayoría de la población.

Durante la primera semana de enero, trabajadores de tiendas ubicadas en la urbe yumurina, constataron la alta demanda de dichos artículos. Aunque las largas colas, así como el costo  para acceder a los mismos, entorpeció el intento de no pocos adultos decididos a ser cómplices de la imaginación infantil.

Más allá de fechas de celebración, el juguete posee especial connotación en el desarrollo psicomotor de los niños. Desenvolverse con objetos diseñados para el juego siempre resulta esencial en aras del crecimiento sano de los infantes.

Cuando un pequeño de un año desarma en piezas un carrito, asimila habilidades sensorio-motrices. Mientras varias niñas organizan su propia cocina y elaboran la supuesta cena, emplean la creatividad al tiempo que reproducen funciones sociales.

Psicólogos especializados en el tema sugieren diferentes accesorios de esta índole para cada etapa del desarrollo. Pero, toda proposición se vuelve inútil si luego los padres protagonizan una travesía para adquirirlos o una suerte de aventura donde no aparece el prometido tesoro.

Las hermosas muñecas con lazos, los tractores o las espadas no debieran faltar en los estantes de las tiendas. No como objetos museables, sino como productos que pueden ser comprados. Obsequios que, despojados del frío consumismo, avivarán la capacidad soñadora de los infantes. Si no me crees, escudriña en tu pasado. Descubrirás ese aún latente en tu memoria y aliado del niño que por siempre habitará en ti.

Anuncios

Acerca de quinqueniodeluz

Joven periodista cubana, enamorada de una bahía que lleva por nombre Matanzas.
Esta entrada fue publicada en cuba, economía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s